miércoles, 18 de marzo de 2015

Trastornos de eliminación


La enuresis y la encopresis respectivamente (problemas de contención de la orina y de la heces), son característicos de la edad infantil. Aunque siempre, a la hora de enfocarlos, hay que descartar una causa orgánica (siempre se debe consultar primeramente al pediatra), el tratamiento psicológico suele ser la mejor opción para resolverlos. La intervención psicológica supone el aprendizaje del control de los esfínteres y una serie de consejos dirigidos a los padres sobre cómo afrontar la situación sin dramatismos.



Enuresis

Se define como el vaciado repetido de orina en lugares inapropiados, tanto si el vaciado es involuntario como intencionado.

La enuresis funcional se diagnostica cuando la frecuencia de la incontinencia urinaria, sin explicación médica, sobrepasa las pautas evolutivas, es molesta o interfiere con las actividades cotidianas. El control de la vejiga de la orina se alcanza normalmente a los 3 o 4 años.

El comportamiento es clínicamente significativo manifestándose con una frecuencia de dos episodios semanales, durante por lo menos tres meses consecutivos, o por la presencia de malestar clínicamente significativo, o deterioro social, académico, o de otras áreas importantes para la vida del niño.

Características:
  • La edad cronológica es de por lo menos 5 años.
  • El comportamiento no se debe exclusivamente al efecto fisiológico de una sustancia (por ejemplo un diurético), ni a una enfermedad médica (por ejemplo diabetes, espina bífida, trastorno convulsivo, etc.).
  • Puede presentarse diurna o nocturna, o diurna y nocturna al mismo tiempo.
  • La enuresis nocturna aparece normalmente de 30 minutos a 3 horas después de iniciarse el sueño, estando el niño dormido a lo largo del episodio, o habiéndose despertado por la humedad.
  • Los niños con enuresis diurna normalmente también sufren enuresis nocturna.
  • En el 80% de los casos, todavía no se ha alcanzado el control de la vejiga, y la enuresis es primaria (debido a un trastorno neuro-médico o a un retraso en el aprendizaje del control de la vejiga). En el 20%, la incontinencia urinaria es secundaria, y reaparece después de haberse alcanzado un funcionamiento competente (aparentemente, debido a un proceso interactivo).

Encopresis

Este trastorno de la eliminación consiste en la evacuación de las heces en lugares inapropiados, tanto si es involuntario como intencionado. Este patrón conductual debe estar presente al menos durante tres meses y la edad evolutiva del niño no debe ser inferior a 4 años.

Características
  • Es más común durante el día que en la noche.
  • En la mitad de los pacientes, el control intestinal no está todavía aprendido, por lo que el síntoma puede ser considerado como un reflejo de una fijación evolutiva temprana (encopresis primaria).
  • En la otra mitad, los niños aprendieron inicialmente el control intestinal, han sido capaces de contener al menos durante un año, y luego se ha producido la regresión (encopresis secundaria).
  • La encopresis secundaria empieza normalmente hacia los 8 años.
  • El hecho de ensuciarse puede ser accidental (el niño trata de ocultarlo) o deliberado (desafiante).
  • Se presenta por lo menos un episodio al mes, por lo menos durante tres meses.
  • La edad cronológica es por lo menos de cuatro años.
  • El comportamiento no se debe exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo laxantes), ni a una enfermedad médica, excepto a través de un mecanismo que implique estreñimiento.